jueves, agosto 30, 2012

¿Te acuerdas de...?

"Cuando anuncian por el altavoz que se ha perdido un niño, 
siempre pienso que ese niño soy yo"
Ramón Gómez de la Serna
 Tenía preparado un post, lo reservo para otro día, en el que hablaba de los célebres mails en cadena que nos prometen poco menos que la gloria eterna, si seguimos fielmente las instrucciones y los redistribuimos entre decenas de personas en un plazo inmediato. Lo cierto es que lo que había escrito era bastante ácido, así que mejor dejarlo para un día más oscuro.

Hoy, sin embargo, me ha llegado otro de esos correos que de repente te hacen pararte a pensar y de aquellos que son capaces de arrancarte una sonrisa y hasta un pellizco de emoción, en mitad de la gravedad habitual que, a modo de máscara, nos colocamos para afrontar cada día.

El correo habla sobre lo que considerábamos sustancial cuando éramos niños y, por contraste, lo que podemos considerar trascendente ahora que ya crecimos.
¿Te acuerdas de...?
Aquel tiempo, cuando las decisiones importantes se tomaban con un práctico 'Pito-pito gorgorito... ¿dónde vas tú tan bonito?...A la era verdadera... ¡pim pom fuera!
Cuando se podían detener las cosas que se complicaban con un sencillo... 'Eso no vale' ¡Trampa!
Los errores se arreglaban diciendo simplemente...'Empezamos otra vez'
Tener dinero, sólo significaba poder comprarte una bolsa de chucherías a la salida del colegio...
Hacer un castillo de arena, podía mantenernos felizmente ocupados durante toda una tarde... 
Para salvar a todos los amigos en el escondite bastaba con un grito: '¡Por mí! ¡y por todos mis compañeros!
Siempre descubrías tus más ocultas habilidades, a causa de un '¿A que no eres capaz?'
¡Tonto el último! era lo único que nos hacía correr como locos hasta que el corazón se nos salía del pecho.
La mayor desilusión era haber sido elegidos los últimos en los equipos del colegio...
Cuando un helado era la mejor recompensa... y quitar las ruedas pequeñas a la bici significaba un gran paso en tu vida.
Cuando el negocio del siglo era conseguir cambiar los cromos repetidos por el que hacía tanto tiempo que buscabas...

Cosas que hacíamos (adaptadas a las tradiciones de cada país) y de las que espero que no te avergüences jamás. Sería fatal, para el niño que fuiste, que te lamentaras de haber hecho aquellas y otras estupideces y te vanagloriases de todo lo adulto y sensato que eres ahora. ¿No te cambiarías para poder vivir al menos uno de aquellos días otra vez? 
A mí me gustaría…te ofrezco esta sonrisa, por esos ratos vividos cuando peques...
  Ana Torroja - Sonrisa



12 comentarios:

  1. Recuerdo el intercambio de cromos con nostalgia.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...solo esoooo??? Yo recuerdo hasta el ultimo detalle!!! Y que rico seria niñ@ de nuevoooo!!! Ya con la experiencia que te da vivir, puedo decir que no hay mejor epoca.

      Mi llamado, ser niños siempre!!!! No perdamos la sonrisa, la alegria, la fe, la solidaridad, los juegos sanos, la camarareria... que tenemos cuando niñ@s...

      Besos Rafael.

      Eliminar
  2. India Rebelde nos haces volver a la niñez y esto es bonito. Ana Torroja fantástica.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ah, esos tiempos..qué bellos fueron!
    En realidad, no me arrepiento de la niñez que tuve, de mis juegos, de las simples cosas que me hacían tan feliz y qué gusto tenía por encontrar mis amiguitos de barrio para jugar al "escondite", al fútbol, para cambiar los cromos y ver la televisión...todo era tan simple y, a la vez, tan de gran importancia para mi y mis amigos de ese entonces. No, no me arrepiento y, si pudiera, quisiera poder volver a vivir esos momentos de mi vida exactamente igual como cuando yo era un niño.
    Te regalo un beso compañera Bolivariana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje asi es camarada!!! Jugar al escondite, mis niñas lo juega con sus amiguitas y yo me sumo a ellas!!! Rico sentirse niña y olvidar lo malo...

      Besos Gustavo.

      Eliminar
  4. Sin ser un tipo viejo, cada vez me siento más habitado por mis recuerdos... No sé si esto sea bueno, yo lo disfruto.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  5. Si lo disfrutas, que mas da???!!! Pa'lante amigo!!!

    Besos caribeños.

    ResponderEliminar
  6. Yo recuerdo todos los juegos que hacíamos en la calle, muchas de las cosas que nombrar,y además, pintar el suelo con tiza, jugar a la rayuela, a la cuerda, al escondite, al brilé (juego de pelota), etc. ¿Teníais ("mariquitas") recortables en vuestra época, las niñas de la mia las coleccionábamos y las metíamos entre las páginas de un libro, al igual que los envoltorios de caramelos y bombones, estos últimos eran los más preciados por ser más escasos y tener el papel de plata de colores diferentes. ¡Ah, qué tiempos! ¡Qué bien nos lo pasábamos!
    Gracias por hacernos recordar a esos niños que fuimos y que de alguna manera, aún se esconden en el interior cuando vemos a los niños jugar.
    Un abrazote, India.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mafalda, es muy grato tu comentario y me alegra enormemente que te haya gustado...

      Gracias a tu por tu visita!!!

      Besos linda!!!

      Eliminar
  7. Edad donde todo es nuevo y se rige por la magia y el enigma, donde la imaginación es el mundo. Cuando adultos perdemos la llave de ese universo. La buena noticia es que en alguna parte está, solo hay que buscarla.
    Abrazos India Rebelde!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busquemos la llave amigo y recobremos lo perdido...

      Besos

      Eliminar

La herida causada por una lanza se puede curar, pero la causada por la lengua es incurable....

Proverbio árabe.