sábado, septiembre 07, 2013

Quedar enganchados...

Dicen que una manera sencilla de entrenarnos para hacer frente a la adversidad, es trabajando con quejas pequeñas. Por ejemplo, si quedamos atrapados sin remedio en el asiento del medio del avión (cuestión que a nadie le entusiasma), es muy tentador pensar de manera furibunda en nuestra mala suerte y acabar frustrados e incómodos durante las siguientes horas de viaje. Es decir, sentirnos bien, por sentirnos agraviados. A eso se le llama "quedar enganchado". 

Estar "enganchados" implica que algo nos provoca una respuesta airada y no queremos dejarlo ir. Sabemos que las consecuencias no van a ser buenas, pero no nos podemos resistirnos al enojo.

La paz interior hay que trabajarla y especialmente en los días en los que estamos disgustados, las tareas se amontonan y se complican por momentos, los problemas brotan súbitos y casuales y las cosas no son nada, pero nada fáciles. Es en días así, en los que nuestra paz interior nos será muy útil para ayudarnos a tomar buenas decisiones y hacer las cosas correctas.

El camino hacia la paz interior no es sencillo ni corto. No podemos despertar un día y decidir que vamos a tener paz interior a partir de ese momento. Se trata de un proceso, un viaje que debe ser apreciado en cada paso. Tenemos que estar dispuestos a dejar ir lo que es inútil y sobra. Tenemos que aprender a aceptar nuestra gama completa de emociones. Tenemos que ser listos para escapar de lo que creemos ser y estar dispuestos a empezar a descubrir quiénes somos en verdad. Y tenemos que darnos cuenta de que solo nosotros tenemos el control sobre nuestras respuestas y reacciones emocionales y que ambas podemos cambiarlas para mejor.

"La posesión de riquezas materiales sin paz interior, es como morir de sed mientras te bañas en un lago" 
Enganchados quedaran sin duda alguna, cuando vean este video que les obsequio hoy! 
Feliz fin de semana!

6 comentarios:

  1. Vengo hasta aquí para devolver con mi agradecimiento todo el apoyo, las palabras de ánimo, el cariño y la cercanía que me has aportado con tus comentarios en mi blog. Tus palabras y las de todos los que me han comentado han sido para mí un bálsamo que reconfortaba mis pesadumbres en este verano un tanto desapacible. Es por eso que repito este mismo mensaje en cada uno de los blogs que tengo a bien en visitar.
    Aún quedan problemas y asuntos por resolver pero lo cierto es que todo va mejorando. Espero volver pronto a conseguir la normalidad completa en mi blog y poder seguir los vuestros.
    El 31 de agosto se casó mi hija Cristina y he querido dejar un pequeño reportaje fotográfico en mi blog de esa jornada festiva y emotiva.
    Os he sentido muy cerca y eso siempre lo agradeceré.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy corriendo a pillar las fotos........................................ graciassssssss.........................................

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo, todo es un proceso.... "darnos cuenta" es el primer paso.. luego seguir.... ;-)

    Ali

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alicia por amor a Cristo!! No te pierdas tanto tiempo hija mia que haces falta!!!

      Besos a agradecida por tu visita!

      Eliminar
  3. Todo depende en medio de quien quede uno en el viaje, por ejemplo si uno queda entre Ali e India Rebelde es otra cosa!!! ja ja ja.
    Todo en esta vida cuesta, pero para ello tenemos la bendita facultad y virtud del trabajo!!!
    Besos India Rebelde, bonito el vídeo me dio la impresión que los tiburones le cantaban al hombre rana, "qué bonitos ojos tienes debajo de esas dos cejas"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, "depende del cristal con que se mire"... jeje

      Tremendo!!!

      Eliminar

La herida causada por una lanza se puede curar, pero la causada por la lengua es incurable....

Proverbio árabe.